Relatos del viaje por el Norte argentino (Parte I)

Escrito el 01/09/19

Llegamos a Tilcara en la madrugada. Primero a San Salvador de Jujuy en Flybondi, después a Terminal Perico en taxi y finalmente a Tilcara en micro.

Era de madrugada, no había nadie en la calle y eso tiene un encanto especial. Lo mismo nos pasó cuando llegamos a Capilla del Monte en otro viaje.

Caminamos 750 metros hasta el hotel que habíamos reservado. Nos acompañaban los perros y alguna que otra persona que nos cruzabamos. Ya de noche Tilcara nos encantó con sus murales y tiendas. Vimos un cactus gigante, el primero de decenas que ibamos a ver.

Llegar al calorcito del hotel fue aliviador. ¡A descansar!. No sé si fue la altura, todo el viaje, mi mente que tiene algo de que preocuparse o temas femeninos, pero llegué agotada.

Hice un ejercicio haciendo una lista de cosas que me llamaron la atención hasta ahora:

La hermosa música que escuchaba el taxista que nos llevó a Perico, versiones de “Chiquitita”, “La cumparsita” y “Merceditas” interpretadas con un instrumento que parecía un arpa.

Ver gente con el cachete inflado por la coca.

Los murales.

El loquito de la terminal de Perico.

La señora que comía frutas en el micro y viajaba solita a la madrugada. ¿De dónde vendría y hacia dónde iría?.

El merchandising que vendían en el avión.

Una pareja que bajaba de un micro con tres nenes que se llevarían 2 años entre sí. Los tres eran re parecidos. Me dió ternura.

La chica que vendía los pasajes, ¿será feliz?, ¿le alcanzará su sueldo para vivir?.

En el barcito de la estación de servicio donde cenamos y estaban pasando una película de Mel Gibson. ¿Sabrá Mel Gibson que lo ven en lugares tan remotos?.

Otros cuestionamientos que me hacía, en la terminal de Perico de madrugada me preguntaba por las vidas de la gente que vive allí o que estaban esperando el micro como yo. ¿Ellos también se cuestionarían el sentido de la vida?, Laure se reía de mis interpretaciones y mis mambos. Pensaba que la gente de allí quizás sólo se preocupa por encontrar alimento y llegar a su casa a mirar TV. Veía desde la terminal ventanas de casitas y en alguna se veía el reflejo de la TV. Quizás sólo vivan para formar una familia, trabajar y ¿algo más?. Aclaro que son pensamientos que se me vienen a la cabeza cuando no le encuentro sentido a las cosas y trato de verlo en vidas más simples (o eso creo), fuera de grandes ciudades. Mi cabeza está tan llena de ideas que a veces no sé cómo hace el resto de la gente para no replantearse tanto las cosas. ¿La vida será sólo transcurrir?.

Bueno, esto lo escribí cuando ya había desayunado al día siguiente y me esperaban descubrir muchos paisajes y formas de vida. Con un poco de dolor de cabeza por la altura, nada grave.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s